Políticas nefastas de políticos vendidos

La LIVG se fundamenta en recomendaciones de la ONU que legitiman leyes de “discriminación positiva” (ahora se llaman de “acción positiva”  que es menos cantoso) en casos de colectivos en situación MUY DESFAVORECIDA siempre de forma PROVISONAL hasta que esa situación se resuelva.

Sin embargo, esa “recomendación” para países sin leyes igualitarias se ha aplicado en sociedades sin situaciones de discriminación real. Esto ha supuesto dos cosas:

1° que se generen discriminaciones innecesarias.

2° que no haya un “final” de la situación, ya que era ficticia.

Así, estas leyes se convierten en definitivas y crean conflictos nuevos hasta generar lo contrario de lo que pretendían resolver, en este caso machismo y misoginia reactivas por la situación de injusticia que viven muchos hombres, de la que culpan a las mujeres… no sin cierta razón, ya que son fruto de abusos individuales de mujeres a las que se les han dado excelentes herramientas de venganza y de conseguir privilegios. Sin embargo, se cae en la colectivización de la maldad y la guerra de grupos que es exactamente lo que se buscaba.

De hecho, el origen último de esta visión de la mujer como víctima se gesta en las cumbres poblacionales de la ONU donde se decide que hay exceso de gente y se debe reducir población. Y mira por dónde, esta lucha de sexos afecta a la pareja procreativa heterosexual…

Se reducen las relaciones heteros por desconfianza entre unos y otras (maltratadores unos, falsas denunciantes las otras), se dificultan las convivencias estables que suponen más hijos y los que sufren las consecuencias de la ley raramente rehacen vida de pareja.

Esto, que ya es problemático como discordia social, sufrimiento individual y fracaso vital, es dramático a la vista de los suicidios demográficos de las sociedades occidentales. Y para sorpresa de todos, los gobiernos no solo no lo frenan, sino que lo alientan.

Si a esto se unen los “derechos sexuales y reproductivos” impuestos como prioridad de la ONU, consistentes en abortos y anticonceptivos, el “empoderamiento” de la mujer, consistente en arrojarla al mundo laboral en su etapa procreativa como única forma de realización personal…

…y los nuevos derechos LGBT consistentes en crear una inercia homosexualista (relaciones no reproductivas) en las sociedades occidentalizadas, vendida como “aceptación” de estas relaciones, aceptación que ya existía… resulta que toda política proveniente de la ONU da como resultado una reducción poblacional que ya es irreversible en algunos países. Sorprendentemente, los políticos, lejos de ver el fin de las sociedades del bienestar basadas en la solidaridad intergeneracional y pirámides poblacionales, promocionan todo esto.

Es muy difícil no sentir que hay algo diseñado en tanto despropósito. Que, además del enorme negocio que es el género hay un objetivo más allá del cual el género es sólo una útil herramienta y al que todo ello está dirigido. Juzguen ustedes mismos.

Luego, una descubre que los políticos de distinto signo pero que convergen asombrosamente en la defensa de las políticas de género, también convergen en algunos foros mundiales y en algunas sociedades discretas.

 

Nota: texto publicado originalmente en Twitter. Puede verse en este enlace: https://twitter.com/NoALaIdDeGenero/status/1080976658293837825

Un comentario en “Políticas nefastas de políticos vendidos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s